¿Qué criterios hay para tener la residencia fiscal en Andorra? ¿Me la pueden denegar?

El permiso de residencia en Andorra permite a una persona vivir en el país, pero, no cambia automáticamente la residencia fiscal al Principado. Aunque una persona puede residir en distintos países, solamente puede tener una residencia fiscal.

La mayoría de los países miembros de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) usan ciertos criterios, que se resumen en los Convenios de Doble Imposición (CDI). Andorra también hace uso de estas normas para determinar la residencia fiscal legal.

Distintos puntos se aplican para determinar una residencia fiscal en Andorra. Aquí es donde el CDI juega un papel imprescindible, pero incluso sin la existencia de un Convenio de Doble Imposición, en ocasiones se aplican los mismos factores y criterios para determinar la residencia fiscal y, por tanto, la obligación tributaria.

Te interesa: Convenio de doble imposición España-Andorra, ¿qué debo saber?

Si quieres conocer los requisitos para conseguir la residencia fiscal en Andorra, no te pierdas este artículo. Desde WIT, te contaremos todo lo que debes saber referente a esto. 

Requisitos para conseguir la residencia fiscal en Andorra

Antes de hablar en detalle de los criterios necesarios para conseguir la residencia fiscal en Andorra, debemos distinguir dos conceptos que en ocasiones se confunden: la residencia administrativa y la residencia fiscal.

La residencia administrativa la otorgan las autoridades competentes en materia de extranjería, mientras que la residencia fiscal no se adquiere de manera paralela, sino que se consolida una vez cumplidos una serie de requisitos establecidos en la legislación vigente.

Existen distintas modalidades para conseguir la residencia administrativa. Las siguientes son las tres más consolidadas:

  • Residencia laboral, que se obtiene a través de un contrato de trabajo. Este tipo de residencia requiere vivir en Andorra y trabajar in situ.
  • Residencia activa: requiere el desarrollo de una actividad económica mediante la constitución de una empresa en Andorra. En este caso, la presencia requerida es de 183 días repartidos en un año natural y el depósito de 50.000 euros a la Autoridad Financiera Andorrana (AFA). Es necesario ser el administrador de la empresa, tener más del 20% de las acciones de la sociedad y cotizar a la Seguridad Social Andorrana (CASS). En definitiva, este es el modelo por excelencia para desarrollar un negocio en Andorra.
  • Residencia pasiva no lucrativa: requiere una inversión en Andorra de 550.000 euros (en bienes inmuebles, en acciones de una empresa andorrana o invirtiendo en productos financieros cotizados) y un depósito de 47.500 euros reembolsable en la AFA y 9.500 euros por cada persona a su cargo. Solamente se quiere vivir en Andorra 90 días al año. Generalmente, dado que la residencia pasiva no contempla ninguna actividad económica, suele ser un tipo de residencia para personas jubiladas y/o que desean administrar su patrimonio desde territorio andorrano, pudiendo así beneficiarse parcial o totalmente de las ventajas de los impuestos en Andorra.

Como hemos comentado anteriormente, la residencia administrativa es diametralmente distinta a la residencia fiscal, ya que esta última se consolida sobre la base de requisitos no relacionados con la normativa de extranjería.

No obstante, ¿cuáles son los requisitos para ser considerado residente fiscal andorrano?

Las condiciones para conseguir la residencia fiscal en el Principado son:

  • Vivir en Andorra por más de 183 días al año. Una persona se considera un residente fiscal del Estado en el que tiene un hogar permanente a su disposición, y vive en él más de la mitad del año.
  • El centro de interés económico se encuentra en Andorra, es decir, de dónde procede la mayor parte de los ingresos personales.
  • La familia vive en el país (pareja legal e hijos menores). Es el llamado centro de interés vivencial.

Por lo tanto, una vez cumplidos los criterios mencionados, es posible notificar a las autoridades fiscales competentes el cambio de residencia fiscal y tributar en Andorra.

Por el contrario, si no cumple con alguno de estos requisitos, la nacionalidad que tenga puede ser el factor que sirva para determinar el lugar de la obligación tributaria sin restricciones. Si existe un convenio de doble imposición, ambas autoridades fiscales son responsables de resolver el conflicto.

La persona interesada puede solicitar un certificado de residencia fiscal, tanto residencia activa como residencia pasiva en cierto país, que luego determinará con claridad la obligación tributaria en Andorra.

¿Por qué considerar la residencia fiscal en Andorra?

Andorra tiene mucho que ofrecer, además de unos tipos impositivos más bajos de lo normal. Muchas personas que buscan países con bajos impuestos en Europa acaban mudándose a dicho país por la calidad de vida.

  • 0-10% Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.
  • 2-10% Impuesto de Sociedades.
  • 0% Impuesto sobre el Patrimonio.
  • 0% Impuesto de Sucesiones y Donaciones.
  • Es el país más seguro de Europa, junto con Islandia y Liechtenstein.
  • Andorra cuenta con los mejores sistemas sanitarios de Europa.
  • Está ubicado a dos horas y 50 minutos de la ciudad de Barcelona y Toulouse
  • El coste de vida en el Principado es similar al de España o Francia.

Residencia fiscal en Andorra: preguntas frecuentes

1.   ¿Puedo convertirme en residente fiscal sin vivir en Andorra?

No, debes pasar al menos 90 días en Andorra si quieres convertirte en residente pasivo. Para otros tipos de residencia, se aconseja una estancia permanente (excluyendo los viajes de negocios y las vacaciones). Debe tener una dirección permanente en todo momento, ya sea una propiedad alquilada o comprada.

2.   ¿Puedo vivir entre varios países o viajar la mayor parte del año?

Técnicamente, puede ser residente en más de un país si tiene la condición de residente legal en todos ellos. No obstante, debes tener en cuenta que la residencia fiscal suele declararse solamente en un país en el que deben declararse todos tus ingresos mundiales.

3.   ¿Cuánto cuesta ser residente fiscal en Andorra?

Andorra exige des de 2023 un depósito a la AFA reembolsable de 50.000 euros para los residentes activos que sean accionistas o socios.

Para la residencia pasiva se exige un depósito de 47.500 euros y 9.500 euros por cada persona a su cargo, y un coste de 2.500 euros por el titular y 500 euros por cada reagrupado.

Otros tipos de residencia, como los permisos de trabajo o la reagrupación familiar, no requieren un depósito.

Hay que destacar que lo concerniente a la obligación tributaria puede ser una cuestión muy compleja. Por lo tanto, te recomendamos que si tienes alguna duda respecto a este tema contactes con nosotros.

Desde WIT estaremos encantados de ayudarte en todo lo que necesites.

Entrades relacionades

El teu Destí Ideal per a Seguretat i Prosperitat

Calendari Fiscal Andorrà

Planificació fiscal i financera, com començar l’any optimitzant

Descobreix per què WIT

Andorra: Un futur prometedor reflectit en la millora de qualificació de Moody’s

Calendari de dies festius a Andorra 2024